«

»

Oct 19

Cómo es la vida solitaria de un emprendedor

Desde hace ya varios años me considero una persona emprendedora. Hay un momento de tu vida en el que piensas, “¿estoy a gusto con lo que he logrado?” y obviamente me respuesta fue que no. Siempre he querido cambiar muchas cosas de mi vida y no lo había logrado, supongo que por la costumbre. En ese momento tenía varios “amigos” y solía distraerme más de lo que trabaja, pero quejándome siempre de mi situación. La verdad es que tuve que hacer unos cambios y me volví una persona más solitaria.

Mi experiencia con la soledad y el emprendimiento

Yo tenía un puesto de trabajo común, con los típicos amigos y las salidas programas del fin de semana. No era de tener una pareja estable, solía saltar de flor en flor, como dicen algunos. Sin embargo, cuando decidí ponerle fin a mi estilo de vida y luchar por conseguir lo que siempre había querido, tuve que sacrificar algunas cosas.

Lo primero que sacrifiqué fueron los fines de semana. Ahora no eran de descanso, sino mis días para proponerme avanzar lo máximo posible mis proyectos personales. Luego fueron los días de semana en la noche, cuando solía ir a cenar con mis amigos o hacer cualquier cosilla; para aprovechar ese tiempo y trabajar más aún.

Esto trajo como consecuencia que poco a poco empezara a perder contacto con ellos, ya que obviamente me estaba alejando y encerrado. Sin embargo, sigo conservando dos amigos que ahora que tengo un poco más de tiempo, suelo ver al menos una vez al mes.

Al igual que ellos, también decidí dejar las relaciones para otro momento. Tenía que centrarme en conseguir lo mejor para mí y lo establecí como una prioridad. Aunque hoy en día tengo a la persona que amo, la cual conocí después de lograr dos de mis proyectos más grandes y haber dado una conferencia importante.